OTRA MUERTE EN PEREGRINAJE DE YAUCA DEL ROSARIO

La desgracia ocurrida el domingo durante la peregrinación de la Virgen de Yauca, trajo ayer más dolor, pues una víctima más se sumó a los tres fallecidos a causa del atropello de una minivan.
Tras la triste noticia de la muerte de Miriam Oré Ramos, su hija Shirley Quispe Oré (13) y una amiga de su niña, Jazmín Cáceres Rojas (12), que fueron arrolladas por una minivan a la altura del kilómetro 9 de la carretera de penetración a Rosario de Yauca, se supo que una adolescente de 15 años también fue atropellada ese mismo día.
Bertha Estefany Tataje Córdova (15), fue arrollada por un vehículo color rojo, cuyo chofer, tras el atropello fatal, la abandonó y huyó del lugar.
Según los pocos testigos del hecho, el sábado por la tarde, Estefany iba junto a sus amigos del barrio, otros dos adolescentes, con quienes se animó a ir al santuario y peregrinar hasta Yauca, pero en el trayecto, un vehículo color rojo se atravesó y atropelló a la menor, quien quedó tendida en el pavimento, mientras que el chofer se daba a la fuga.
Los amigos de la menor avisaron a algunas personas que también peregrinaban, quienes auxiliaron la trasladaron hasta el Hospital Regional, pero a los pocos minutos de ingresar, falleció.
Los médicos contaron que la menor alcanzó a dar su nombre completo, pero minutos después no soportó más y expiró.
Los familiares de la víctima desconocían lo ocurrido pues nadie les dio aviso y creían que ella continuaba estaban en el santuario de la Virgen de Yauca, pero ya en la madrugada del domingo, al no saber nada de ella, iniciaron la búsqueda hasta que dieron con ella en la morgue del hospital.
Familiares de Estefany Tataje (15), viven en Pariña Chico en Los Aquijes, donde velaban los restos de la adolescente, en medio de dolor y llanto, pues sus familiares aún no podían creer lo que ocurrió.
Los amigos cercanos a la familia contaron que, la noticia fue un golpe para sus padres, quienes creían que su hija había amanecido en la iglesia de Yauca, luego de ir en peregrinación hacia el santuario, pero la mala noticia llegó la tarde del domingo.
Ellos contaron que iniciaron la búsqueda en todos lados al no saber nada de su paradero ni tener información de la adolescente.
Los familiares de Estefany, contaron que ella salió junto a sus amigos de barrio, quienes son los principales testigos de lo ocurrido, pero extrañamente no quieren apoyar con sus declaraciones para las investigaciones.
Los dos adolescentes indicaron a la fiscalía que fue un auto color rojo el responsable del atropello fatal, que apareció a toda velocidad y tras atropellarla se dio a la fuga, dejándola en la arena. Posteriormente contaron que dieron aviso a los demás feligreses para que les prestaran auxilio inmediato. Fueron ellos los que la trasladaron al Hospital Regional.
El accidente ocurrió minutos antes de las 9 de la noche del sábado.
Los cuatro cuerpos fueron velados en medio del dolor y escenas dramáticas que mostraron familiares, amigos y compañeros de estudios de las niñas fallecidas.
En Pedreros letra ‘F’, se velaron los restos de Jazmín Cáceres Roca (12), quien habría insistido para que sus padres la dejaran ir con su amiga.
En la sala de la casa se velaban los restos de una de las hijas de Silvana Roca Mamani, quien no dejaba de llorar por el dolor de la ausencia de su hija.
Estaba acompañada de sus amigas, vecinas, familiares y compañeras de clase de su hija. Acongojada, Silvana contó que por la tarde del sábado, su hija le pedía permiso para ir a peregrinar a la Virgen de Yauca, junto a su amiga y su mamá, quien también era de confianza para la familia.
Silvana dijo que Miriam Oré, era una mujer cercana a ellos y siempre cuidaba a sus hijas. Ante la insistencia de Jazmín, accedió, encomendándole a Mirian para que regresen temprano y juntos.
Aproximadamente a las 04.00 horas de la mañana del domingo, se despertó Silvana, y aún no había llegado su hija, por lo que llamaba a Miriam, quien tampoco le respondía ni llamadas ni mensajes. Entonces temió lo peor.
Contó que horas después llegó a su casa una conocida de ambas familias, quien le dijo que su hija había sufrido un accidente y estaba en el hospital. Cuando fueron allá su hija ya había fallecido.
Luis Cáceres Alejo, padre de la niña, pidió a la fiscalía y policía investigar el caso, y de hallar responsabilidad del chofer que sea sancionado drásticamente. Exigieron una severa investigación y mostraron su indignación ante la liberación del conductor responsable.
Familiares de Miriam Oré Ramos, contaron que era una mujer luchadora, murió junto a su única hija, el motivo de su existir en el mundo.
En la segunda etapa del caserío El Rosario en Los Aquijes, vivía Mirian y su hija Shirley Quispe Oré (13), junto a su abuela, quien ahora sufre la partida de sus hijas.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.