MUESTRAS DE PESAR EN SEPELIO DE NIÑA QUE SE ELECTROCUTÓ

El jueves a las 11.00 a.m. desde el asentamiento Humanos Señor de los Milagros, del distrito de Pueblo Nuevo, llegaron en un ataúd blanco los restos mortales de Dayana L. Villegas Suarez de 11 años, quien se electrocutó la noche del martes cuando manipulaba un tomacorriente de energía eléctrica para calentar sus alimentos de su cena.
En la capilla del cementerio general de Chincha se concentraron sus padres, sus demás familiares, sus compañeros de estudios y, profesoras de la Institución educativa Alfa y Omega donde estudiaba y también vecinos, quienes estaban acongojados la perdida de vida de esta menor.
Este caso sucedido en el Asentamiento Humano “Señor de los Milagros” en Pueblo Nuevo, nos hace meditar una vez más sobre la falta de precaución que existe mayormente en precarias viviendas alejadas de la ciudad.
Por esos lugares -y esto es bueno comentarlo- los padres y maestros de escuelas soslayan muchas veces la prevención que debe existir en lo que atañe a la energía eléctrica.

Este latente peligro se acrecentará aún más, con la llegada de la corriente  El Niño, fenómeno que originará -a no dudar- copiosas lluvias, las mismas que podría desencadenar incendios y en lo peor de los casos, personas electrocutadas que no desearíamos  vuelva ocurrir un caso similar.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario