TEMPERATURAS ALTAS MATAN GALLINAS Y POLLOS

Esta ola de calor que se está produciendo en nuestra costa, afecta a las granjas avícolas. Las gallinas y pollos son muy sensibles a las temperaturas de verano por una sencilla razón, la temperatura de su cuerpo normalmente es de 41.5°C, es decir su temperatura corporal ya es caliente y si sube la temperatura al ambiente arriba de 27.5°C se produce lo que denominamos Stress Calórico.

Las gallinas dejan de comer en las granjas (no olvidar que en las granjas se crían muchas aves por metro cuadrado), se cae la producción de huevos y los pollos no crecen. Si la temperatura ambiental supera los 32°C causa en los pollos shock térmico y mueren.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario