OBRERO RECIBE DOS BALAZOS CUANDO PROTEGÍA A SU PADRES

A Héctor Hernández Tasayco, un joven trabajador de 23 años, no le importó entregar su vida con tal de salvar a Alejandro Hernández, su padre. Ambos, luego de retirar dinero de una agencia bancaria de la ciudad de Chincha, acudieron a un restaurante de la calle Callao en donde fueron atacados a balazos por una banda de “marcas”. Héctor recibió dos disparos a la altura del estómago que lo dejaron malherido.
Según una fuente oficial, Héctor había acudido a una entidad bancaria que se ubica en la Av. Óscar R. Benavides junto a otros familiares, entre ellos su padre. De allí habría retirado la suma de 5 mil soles.
ATAQUE. Con ese dinero el obrero se trasladó hacia la primera cuadra de la calle Callao. El propósito era almorzar con su hermano y su padre en el local El Huaralino, que se encuentra situado a una cuadra de la comisaría de Chincha Alta.
Cuando Héctor y su padre esperaban atención, dos personas irrumpieron violentamente en el local y con arma de fuego en su poder lanzaron amenazas de muerte. Padre e hijo quedaron a merced de los peligrosos delincuentes que lograron sustraerles la suma de 200 soles. Cantidad que para estos sujetos no era el botín real. Aparentemente conocían a plenitud que la familia Hernández había sacado del banco 5 mil soles.
Los hampones, al no encontrar más dinero, dirigieron la amenaza contra el padre de Héctor y, sin vociferar más, uno de los pillos disparó dos veces. El obrero logró apartar a su progenitor y con su cuerpo lo protegió de los balazos. Pero Héctor quedó malherido, pues las balas le dieron en el abdomen. “A mí me hubiera caído la bala, sino es que mi hijo se puso como escudo. De no ser así, yo estuviese muerto”, relató el padre de Héctor.
El joven fue llevado de emergencia al hospital San José de Chincha, en donde fue asistido por el médico de guardia que ordenó la intervención quirúrgica para estabilizar al obrero.
Por otro lado, la Policía inició una investigación para encontrar a los responsables de este asalto a mano armada que, al parecer, se realizó mediante la modalidad del marcaje por sujetos que pudieron haber estado en la entidad bancaria de donde se retiró el dinero.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario