BANDERAS NACIONAL Y DE CHINCHA LUCIERON A MEDIA ASTA EN RECUERDO DEL FATÍDICO TERREMOTO DEL 15 DE AGOSTO DEL 2007

La noche de ayer se recordo 10 años del fatídico sismo que alcanzó 7.9 grados de magnitud y que arrasó con inmuebles de las provincias de Pisco, Chincha, Ica y Castrovirreyna, dejando el triste saldo de más 500 personas fallecidas, más de 2000 heridos, cerca de 80 mil viviendas destruidas y cuantiosas pérdidas.
La tristeza embargó a las familias de las citadas provincias ante esa sorpresa del movimiento sísmico de gran magnitud que se registró por primera vez por estas zonas y que fue sentida a la vez en diversos sectores del Perú.
Este trágico suceso recuerda las penurias que pasaron las personas que estaban fuera de su hogar y que les urgía llegar a su destino para ver a sus familiares que en mucho delos casos encontraron sus viviendas destruidas y sus familiares que ha-bían perdido la vida o no se encontraban en sus viviendas por-que habían sido traslados a los nosocomios, donde los médicos hacían denodados esfuerzos por atenderlos en la oscuridad porque el sistema eléctrico y telefónico había colapsado, complicando más aun el estado de nerviosismo y preocupación en las familias.
En el hospital San José los médicos atendían y practicaban intervenciones quirúrgicas fuera del quirófano porque había quedado afectado la infraestructura del hospital y trataban de salvar vidas, alumbrados solos por sus celulares, recordándose meses después, que uno de los galenos que le tocó  atender en estas condiciones fue el Dr. Jahyro Muñante Ace-vedo.
La situación catastrófica movilizó al gobierno y a cientos de entidades nacionales y del extranjero, que acudían a llevar víveres, ropa y agua para atender esta emergencia, encon-trándose con dificultades en la carretera Panamericana, porque parte de pista en el sector de Jahuay y Bajada de la Perla habían quedado rajadas.
Los tiempos pasan y las familias han tratado de superar estas situaciones y con sus propios recursos o solicitando crédito han venido levantando sus viviendas que fueron afectadas ese día.
Templos como Luren conocido como la Catedral de Ica, el de San Clemente en Pisco, Santiago Apóstol de Chincha Baja quedaron destruidos, y sumamente afectados otros templos como San Pedro de Grocio Prado, en Chincha, cuyas imágenes del Señor de los Milagros  y del Santo Sepulcro pernoctaban en su Plaza de Armas.
Respecto al envío y distribución de la ayuda nacional otorgada por el Gobierno, era cuestionada meses después, porque  se quejaba la población que su distribución era presuntamente mal distribuida y que se requería de una investigación, cuyos informes al parecer no se han hecho y será la historia que escribirá en sus páginas estos hechos donde no pueden haber “buitres” en el dolor de la población.
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario