FUNDACIÓN DE LA PARROQUIA DE SANTO DOMINGO DE GUZMÁN

Chincha siempre se ha caracterizado por ser un pueblo eminentemente católico, por cuanto desde tiempos pretéritos de la conquista española hasta nuestros días, profesa un don privilegiado por venerar a Dios, a la Santísima Virgen María y a todos los santos de su devoción.
Desde la llegada de los padres dominicos a esta región; así como la construcción de monasterio de Santo Domingo de Guzmán, sobre la cima de un promontorio que servía como santuario de la cultura Chincha, entre los cauces de las acequias Nacca (Ñoco) y Pilpahapo (Pilpa), ésta edificación no solo fue considerada como templo, sino como hospital y cementerio para los más necesitados.
Esta primigenia obra de corte español, con una majestuosa fachada, con sus dos hermosas torres, con sus dos sonoros campanarios, con una colosal bóveda y un amplio atrio les daba un colorido colonial.
Al costado izquierdo del citado recinto, ostentaba una enorme cruz pintada de verde; la misma que posteriormente fue colocada en el frontis del antiguo panteón ubicado en la Pampa de Ñoco, al frente de la Alameda de los Ficus (hoy Calle Alfonso Ugarte) de esta localidad.
Fue precisamente que en el año 1759 en que se funda la parroquia de Santo Domingo de Guzmán, por mandato del Arzobispo de Lima a cargo del monseñor español don Diego de Corro, con la anuencia de su santidad el Papa Clemente XIII.
Siendo el primer párroco de esta iglesia el R.P. don Joaquín de Urrutia de la Universidad de San Marcos de Lima, secundado por el R.P. Fray José Gonzáles de la Orden de los Predicadores; teniendo en cuenta la inconmensurable fe que poseía el poblador chinchano por la religión cristiana.
Ante tantas penosas peregrinaciones que efectuaba la feligresía chinchana a la capital del departamento sureño, con el fin de venerar a la milagrosa efigie de Señor de Luren de Ica; dio origen para que en 1908 los chinchanos optaran por tener su propio Patrón de la ciudad.
Cabe recordar en esta ocasión que fue la parroquia de esta jurisdicción que autorizó que el día 17 de octubre de 1909, saliera por primera vez, la bendita imagen del Señor Crucificado de Chincha, a recorrer en procesión las principales calles de la ciudad de Chincha Alta.
Asimismo, se da a conocer que la parroquia de Santo Domingo de Guzmán guarda celosamente los valiosos archivos y actas de bautizos de personajes notables de esta provincia.

Por: Juan Manuel Medina Cañas
Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario