FAMILIAS SE BENEFICIAN CON EL SISTEMA DE AGUA EN PARACAS


Representantes del Consorcio Camisea, operado por Pluspetrol, junto al Alcalde de Paracas, Miguel Ángel Castillo, inauguraron el nuevo sistema de agua potable y alcantarillado del sector de Santo Domingo, financiado con un monto de S/ 1.2 millones de soles procedentes del Compromiso Marco de 100 millones de soles para la provincia de Pisco.
“Ahora podemos decir que la zona de Santo Domingo tiene un sistema de saneamiento moderno que permitirá movilizar las aguas residuales adecuadamente”, afirmó el alcalde Castillo, quien explicó que esta obra no solo mejorará la calidad de vida de la población sino que apunta a la sostenibilidad del turismo en el distrito.
José Carlos Rosas, directivo de la Cámara de Turismo y Comercio Exterior de Paracas (CAPATUR), afirmó que además de dotar de un servicio básico a la comunidad, esta obra otorga un gran beneficio a la Reserva Nacional de Paracas, porque evita que los restos de los silos contaminen el océano, preservando la única área protegida del Perú con acceso al mar.
“El nuevo sistema de agua potable construido con inversión privada de Camisea impulsará la economía de la provincia. Los servicios básicos facilitan el desarrollo de hoteles en Santo Domingo, que es la mejor zona de Paracas, ideal para un turismo de 4 o 5 estrellas”, dijo el empresario, quien agregó que estos complejos emplean aproximadamente a 250 personas, generando un efecto positivo para la creación de puestos de trabajo.
Rosas refirió que el turismo en Paracas continúa creciendo y que durante las fiestas de fin de año se alcanzó un nuevo récord al recibir 50 mil visitantes, debido a que la bahía es un destino accesible para los limeños.
“La capital es una urbe con 10 millones de consumidores que no tenían un lugar idílico a dónde ir. Ahora, en solo dos horas y media pueden llegar a Paracas, que cada vez brinda mejores servicios gracias a proyectos como el financiado por Camisea”.
La obra inaugurada incluyó una red de agua potable, red de alcantarillado, una línea de impulsión y una estación de bombeo de aguas residuales para beneficiar a una población directa de más de 200 habitantes, pero que superará los 1,000 si se consideran los empleados de los grandes complejos hoteleros situados en la zona.

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario