PERITOS NO HALLARON FLUIDOS CORPORALES EN LUGAR DONDE SE HABRÍA VIOLADO A NIÑO


En la inspección técnico pericial a la habitación donde supuestamente fue abusado un niño de 5 años no se encontró ni sangre ni restos de semen. La conclusión de este informe se expuso ante el Juzgado Penal Colegiado Supraprovincial - Zona Norte de Chincha que está por emitir su fallo en torno al caso de violación que fue denunciado en el 2016 y que mantiene en prisión preventiva al obrero José Enrique Magallanes Sandiga, acusado de haber perpetrado el presunto hecho.
Como se recuerda, en setiembre de aquel año la madre de un menor se presenta en la comisaría de Pueblo Nuevo para denunciar que su hijo había sido víctima de violación sexual y señaló como presunto autor del hecho al obrero y como escenario del crimen la habitación de este.
En la declaración de la denunciante se indica que tras el vejamen, el menor presenció “bastante sangre en el piso” y que fue llevado al baño por el acusado con la intención de limpiarlo.
Semanas después de la denuncia, el Ministerio Público solicitó un mandato de detención preventiva contra Magallanes Sandiga. El Poder Judicial aceptó el requerimiento fiscal y emitió la orden para que el acusado sea encerrado en el Penal de Chincha. Después de un año y dos meses de haberse emitido esta condena, la Primera Fiscalía provincial Penal Corporativa no ha logrado probar la responsabilidad del acusado.
En la audiencia del último martes se presentó ante el Colegiado la especialista del Instituto de Medicina Legal que estuvo a cargo de realizar la pericia biológica “Bluestar Forensic” en la habitación habrían ocurrido los hechos. En esta presentación se dijo que “en el piso de la habitación” el resultado es “negativo para sangre”. Tampoco se halló restos de semen en el ambiente ni en el baño. Este estudio contradice la versión dada por la madre del niño.
Además la especialista, que realizó el peritaje a solicitud de la propia fiscalía, refiere que la escena estuvo inmovilizada. Es decir que no hubo limpieza en el lugar donde se cometió el supuesto ultraje y que por las características en las que estaba la habitación había altas probabilidades de encontrar sangre, pero que en la prueba realizada no se comprobó la presencia de ningún resto biológico (hemáticas, semen, saliva).
Fuente: Diario Correo Ica

Compartir en Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario